English
Hipo de Bebé

Hipo de Bebé

El hipo puede y, en realidad, regularmente afecta a los bebés. En los recién nacidos e inclusive en los fetos, tener hipo es un evento normal e incluso importante. Los bebés de hasta un año de edad y aún en el vientre pueden tener hipo frecuentemente. Si tu pequeño tiene hipo, debes saber que es normal y que es bastante posible que cese por si mimo en un corto periodo de tiempo. La mayoría de los remedios caseros no son estrictamente recomendados para niños pequeños y pueden ser peligrosos. Hay algunas cosas que tú puedes hacer para ayudar a que el hipo del bebé pase, pero la seguridad y el sentido común deben primar. De cualquier manera, ¡el hipo en los bebés tiende a ser más frustrante para los padres que para los mismos bebés!

Hipo Fetal

A menudo, es una sorpresa para las madres el enterarse que el hipo en el bebé empieza en los pequeños ¡cuando aún se encuentran en el útero! En la comunidad médica no hay un amplio consenso acerca del por qué se da el hipo fetal pero es casi seguro que tiene algo que ver con la inmadurez de los órganos del bebé. A medida que el bebé se desarrolla, el hipo del feto generalmente se reduce en frecuencia e intensidad. Se piensa que las contracciones del diafragma que ocurren al tener hipo son una manera para que los fetos fortalezcan sus diafragmas, preparándose para respirar una vez que nacen. El hipo fetal es no sólo normal, sino que ¡usualmente es signo de un bebé saludable!

Las investigaciones han mostrado que los bebés pueden empezar a tener hipo tan temprano como después de seis semanas de haber sido concebidos, empero la madre no los siente hasta que el bebé está un poco más grande –a menudo hasta cuando está bien entrado el segundo trimestre. Las madres generalmente describen sentir el hipo del feto como una serie de movimientos rítmicos que se sienten diferente a las patadas normales. Si eres una madre que está experimentando esto, ¡puedes predecir aproximadamente donde se encuentran la cabeza y el abdomen de tu bebé al sentir de donde viene el hipo del feto! El hipo también puede ser percibido en ultrasonidos y en ecografías Doppler en el consultorio del médico.

Mientras que el hipo fetal es normal y no es motivo de preocupación, en algunos casos puede ser señal de Compresión por el Cordón Umbilical. La Compresión por el Cordón Umbilical ocurre cuando éste se enreda alrededor del cuello del feto, cortando el suministro de aire del feto e incrementando su frecuencia cardiaca, lo cual resulta en el hipo. Se le sugiere a la madre programar un ultrasonido, si ésta nota un repentino incremento en la frecuencia, intensidad y duración del hipo fetal.

Bebé con Hipo

El hipo en los recién nacidos es tan común y normal como el hipo del feto. Los bebés prematuros pueden pasar hasta un 2.5% de su tiempo teniendo hipo – eso equivale a más de media hora diaria! El hipo en los bebés tiende a molestar a los padres mucho más de lo que incomoda a los mismos bebés. Ocasionalmente, si el hipo es lo suficientemente frecuente como para interrumpir la alimentación o el sueño puede que el bebé se sienta frustrado. Lo mejor que se puede hacer en estos casos es tan sólo calmar al bebé y tratar de distraerle hasta que pase el episodio.

A menudo, el hipo en los bebés es causado al alimentarse o por descensos repentinos de temperatura. Los bebés que presentan hipo muy frecuentemente pueden tener Reflujo Gastroesofágico. Si tu bebé experimenta esto con mucha frecuencia, parece malhumorado cada vez que sucede y, posiblemente, también regurgita bastante, entonces puede ser una buena idea que programes una visita al médico. El hipo en bebés es algo muy normal y realmente nada por lo que debas preocuparte, mas un inusual hipo en el bebé puede señalar una condición de fondo más seria.

Si quieres probar algo para ayudar a tu bebé, puede que las siguientes sugerencias funcionen. Asegúrate de no intentar remedios caseros tales como hacerlo respirar en una bolsa de papel, tomarlo por sorpresa o, en general, ¡cualquier otra cosa que no quisieras que le sucediera a tu bebé!

  1. Alimenta a tu bebé (ya sea con tetero o de pecho). Alimentar a tu bebé puede ayudarlo a relajar el diafragma.
  2. Sienta a tu bebé –en posición erguida— y reconfórtalo hasta que el episodio pase.
  3. Si tu bebé presenta hipo con frecuencia después de comer, podrías tratar de sacarle los gases más a menudo durante su alimentación.
  4. Se ha sugerido que los descensos bruscos de temperatura podrían ser una de las causas del hipo en los bebés. Sostener a tu bebé cerca a tu cuerpo y asegurarte de que se encuentre abrigado puede ayudar. Adicionalmente, puede relajar y distraer a tu bebé.
Flecha Quitar el Hipo El Hipo Persistente Flecha