English
Hipo Persistente

El Hipo Crónico

El hipo crónico es algo así como un misterio en el mundo de la medicina. Hay varias teorías sobre el por qué nos da hipo pero no se ha encontrado ningún propósito real para el hipo. Especialmente por ésta razón el hipo es algo así como un rompecabezas. El hipo crónico es definido de muchas maneras, pero generalmente un puede considerar que lo padece si presenta con frecuencia (diariamente) ataques de hipo o si se tienen ataques de hipo por extensos periodos de tiempo (dos días o más). El hipo crónico está separado en dos categoría: la del hipo persistente o prolongado que duran por más de 48 horas; y la del hipo incurable, que se refiere a un episodio de hipo que puede durar por más de un mes. Éstos últimos casos son raros pero ocurren. Siendo el más infame de tales casos aquel presentado por Charles Osborne, cuyo hipo crónico lo ha llevado a mantener el título de los Guinness World Records por el ataque más largo de hipo. ¡Osborne tuvo un estimado de 430 millones de hipos en el curso de 68 años! Hay varios otros casos notables de hipo persistente, algunos de los cuales serán discutidos más adelante.

Hay más de cien causas teóricas para el hipo incurable y, en muchos casos, la causa permanece siendo desconocida (idiopática). Se piensa que el hipo que desaparece al dormir y regresa poco después del despertar es psicogénico (causado por la mente), surgiendo del miedo, la histeria, el shock, trastornos de la personalidad u otras condiciones psicológicas. El hipo crónico puede ser causa de preocupación ya que puede señalar condiciones subyacentes serias, tales como:

  • Embarazo
  • Irritación de la vejiga
  • Uremia
  • Asma
  • Bronquitis
  • Neumonía
  • Pleuritis del diafragma
  • Reflujo Gastroesofágico (GERD por sus siglas en inglés)
  • Alcoholismo
  • Cirugías
  • Lesiones
  • Pancreatitis
  • Hepatitis
  • Enfermedades del Hígado y los Riñones
  • Varios tumores pulmonares y del cerebro
  • Ataque cardiaco

El Reflujo Gastroesofágico es conocido por dar con frecuencia hipo a los bebés. Por razones desconocidas, el hipo incurable es más común entre los hombres –más de un 80% de los casos han sido reportados en varones. El hipo severo tiene el potencial de hacerse peligroso si es tan frecuente o intenso que interfiere de manera rutinaria con nuestras horas de sueño, alimentación, o cualquier otra de nuestra rutinas diarias. Aunque no debes saltar inmediatamente a la peor conclusión, por éstas razones, se recomienda que veas al médico si tienes un ataque de hipo que ha durado por varios días.

Tratiamento del Hipo Crónico

El tratamiento del hipo incurable puede ser un algo complejo. Lo primero que hará el médico es ver si está asociado a condiciones o enfermedades subyacentes. El protocolo médico difiere bastante entre los doctores cuando se trata de tratar hipo persistente. Sin embargo, ya que hay más de 100 casos de causas reportadas para éstos, la mayoría de los médicos empiezan con un completo y extenso examen físico. Un médico puede llevar a cabo exámenes de sangre, un Electrocardiograma (ECG/EKG), y rayos-x del pecho. Si alguna condición subyacente es encontrada (cualquier cosa, desde aire atrapado en el estómago hasta cualquier otra de las más serias condiciones asociadas de las que hemos hecho lista anteriormente), entonces la enfermedad será tratada. Tratar la enfermedad generalmente llevará a curar el hipo.

En caso que no se pueda hallar ninguna condición subyacente, los médicos entonces proseguirán con un largo número de tratamientos que incrementan en complejidad. Tratamientos que incluyen medicinas, terapia de hielo, masaje del seno carotideo (se masajea la parte de atrás de la garganta), estimulación eléctrica, acupuntura y un tubo nasogástrico (un tubo delgado es insertado en el estómago a través de la nariz para liberar aire atrapado) pueden intentarse. Adicionalmente, anestésicos locales tales como la Lidocaína pueden ser usados para adormecer la parte posterior de la garganta y se piensa que los nervios en esa área causan el hipo. Si ninguno de estos procedimientos prueba efectivo contra el hipo persistente, un número de fármacos podrían ser de ayuda; entre éstos se encuentra la Clorpromazina (Thorazine), el Diazepam (Valium), la Metoclopramida (Reglan), la Fenitoína (Dilantin) y el Baclofeno. Estos tratamientos pueden ser efectivos pero a menudo pueen tener otros efectos secundarios desfavorables. El único fármaco aprobado por la Agencia de Administración de Drogas y Alimentos (FDA) como paliativo para el hipo es la Clorpromazina, la cual fue aprobada hace más de 50 años.

Para casos extremos en los que ninguna de las opciones disponibles ha funcionado, hay un número de cirugías que pueden ayudar a tratar el hipo crónico. Éstas cirugías tienen variados niveles de éxito, aunque sus resultados son generalmente prometedores. Una de éstas cirugías para el tratamiento del hipo persistente fue ofrecida al ‘Sr. Smith’, un paciente. El Sr. Smith presentaba un caso de hipo crónico con poco o no descanso entre contracciones que casi había terminado con su habilidad para comer, dormir e incluso hablar. Los médicos de la Universidad Estatal de Luisiana implantaron un estimulador del nervio vago –Vagus Nerve Stimulator— en la parte superior de su pecho. El dispositivo estimula eléctricamente el nervio vago, alterando las señales del nervio. La cirugía reportó costos de más de $ 20,000 dólares. Otra opción es una inyección local de anestesia sobre el nervio frénico, conocida como “inhibidor del nervio frénico”. Éste tratamiento puede ser arriesgado puesto que es el nervio frénico el que ayuda al cuerpo humano a respirar. Los inhibidores del nervio frénico han sido usados de forma efectiva en el tratamiento del hipo crónico en pacientes con cáncer.

Flecha Hipo en el Bebé Hipo y el Cáncer Flecha